“Refugiados” de la calle. Con mafia o sin ella pero que lleguen.

En que no nos gusta dar soporte a la mafia podríamos estar de acuerdo, pero ¿cuál es el sentimiento que brota cuando conoces a una familia que va a llegar, o al menos intentarlo, a Europa Central a través de esta red? “-Buena suerte-“.Con los ojos brillantes, cargados de emociones varias les deseo buena suerte en el camino hasta la que será su nueva tierra, ya que de la suya tienen por verdugo a la propia guerra.
“-Que todo salga bien-.” Con una fuerza que parece salir mi pecho comienzo a subir las escaleras hacia la salida del parque que hoy por hoy hace de su hogar y me marcho entre voces ”-¡Salam!, ¡Salam!-.” y entre los maravillosos cantos musulmanes, pues es la hora del rezo y la melodía sale de sus móviles como improvisadas mezquitas.

Ésta familia llegada de Oriente Medio precisa un hogar como cada uno de nosotros, necesitan un lugar con una ducha de agua caliente, una cocina donde preparar un chai al estilo Sirio, con mucha azúcar, o una mesa donde poderse reunir a comer. Fátima, Mhamad, Huelit, la pequeña Sha y todos los demás ahora viven en un parque cercano a mi casa, allí esperan a que un día los señores de la “mafia” den una voz de alerta para llevarlos a su nuevo destino. Nunca se sabe la hora ni el día exacto en el que vendrán a dar el aviso de salida, en mitad de la noche cargarán en sus brazos lo justamente necesario y por tierra seguirán su camino hacia Alemania. Han debido de pagar mucho dinero, pues no es una opción barata, pero más vale una vida.

Hay cientos de personas o quizás miles en su misma situación, familias y más familias que optan por vivir en la calle a la espera de estos señores a los que compraron un pasaje hacia una vida digna. Rehúsan de vivir en los “campos de refugiados” porque desde allí el acceso “legal” a Europa Central se hace demasiado largo, una espera que desequilibra cualquier mente humana, una espera capaz de desintegrar cualquier estructura familiar. ¡Somos Nazis que hacinamos a nuestros hermanos! Somos inhumanos forzando a otros a tener una vida inhumana!

Por supuesto no es mi prioridad apoyar a estos señores de la mafia como sí es mi deseo que estas familias se reconstruyan como personas dignas, que lleguen a su destino, ellos no eligieron la guerra, sea como sea pero que lleguen. Al fin y al cabo ¿qué es la UE sino una mafia “legal”? Hipócrita, mentirosa, se mantiene fría porque prioriza al capital y está más al servicio de la guerra (que es el capital) que de los ciudadanos. Ésta familia ha tomado su decisión, se va con la “mafia ilegal”.

La libertad a elegir hacia donde vas y de qué manera lo aprendí hace poco de mi amigo Mhamad, discutimos fuerte en varias ocaciones sobre este tema, porque desde mi perspectiva de mundo feliz yo me negaba a dar mi visto bueno a que una persona optara por recurrir a esta mafia ilegal ¿todos queremos un mundo mejor, no? Sin embargo él me dijo “-Es mi decisión-.” Y tras esa frase lo comencé a apoyar firmemente, ¿quién tiene el valor de intentar convencerlo de lo contrario? Sin haber cargado una vida como la que el porta a sus espaldas es fácil, Mhamad solo quiere llegar, sea como sea. “-Es mi decisión-.” y lo apoyé, y nunca más volví a llorar por estos enfrentamientos, pues fue el último. Lo apoyo porque apoyo su derecho a decidir, intenté venderle un mundo más bonito pero no hubo ocasión, pues él viene de la cruda realidad del mundo y me la contó entre sollozos de auxilio. Que me perdone por no ser capar de ponerme en su piel y empatizar con las cargas a su espalda. La noche que se fue volví a llorar, pero esta vez de amor, de amor y rabia.

Que quede claro que no hago apología a los señores de la mafia, pero tampoco hemos de juzgar a quien elije este camino. Sé que desde la distancia habrá quien apoye esta reflexión como habrá quien no, sin embargo al tocar su piel y escuchar sus palabras no habría persona capaz de mirándole a los ojos no brindar todo su apoyo.

Si el mundo fuera como debiera de ser no necesitaríamos de esta “mafia ilegal”, si la manera legal es la UE que les jodan a esos criminales. Que lleguen como sea pero que lleguen.

-Buena suerte desde el corazón-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Dar limosna? contras, pros, ética y moral.

Hace ocho años, primera vez que vine a India y primera vez en un país en vías de desarrollo, mi amigo Ángel que ya había estado varias veces por aquí y en otros países con alta taza de pobreza me dijo que él no daba ni daría dinero a los niños que piden en las calles.

La escuela libre. El derecho del niño a ser quien es

No abren las puertas a las nueve de la mañana ni a ninguna otra hora, se duerme aquí mismo, pues más que una escuela en una comunidad. Se levantan a las seis en punto cada mañana y se empieza el día con yoga y meditación. No hay pupitres ordenados mirando a ninguna pizarra, ni exámenes, ni calificaciones, como tampoco hay grupos de niños clasificados por edad. Aarohi es un espacio abierto, un lugar de convivencia y aprendizaje personal y grupal en plena naturaleza en Bodichipalli, Tamil Nadu, en la India más rural.