India en blanco y negro

Estas son algunas de las capturas que saqué en mi primer viaje a India en 2009/2010, personas, situaciones y lugares que hicieron cambiar una parte de mí.

Cocinar en un fuego “Dakota”

Una buena manera de cocinar en lugares donde no dispongamos de cocina es mediante este tipo fogata enterrada que se llama fuego “Dakota”. Es básicamente un sistema mediante dos hoyos comunicados entre sí.

Vivir en un camión en mitad de Transilvania.

Antes de llegar a su casa, Su que así se llama ella, me comentó que yo dormiría en su camión, pues poner mi tienda donde los osos bajaban cada noche no iba a ser muy divertido, además en Harghita, justo en el punto donde estábamos, se encuentra la mayor población de Osos pardos de Rumanía.

Autogestión, camino hacia una vida más plena.

Hace algun tiempo tomé la determinación de conocer más de cerca una vida autogestionada y crecer hacia allí, y yo mujer de ciudad y desconectada del mundo rural, ahora que mi tiempo es mio, me doy el gusto de aprender de aquí y de allá, y asi fui a parar a Szabadság Tanya (“Casa de la Libertad” en Hungaro). Allí viven Dominik, Esthe y el pequenio Ilya, una familia que deshizo la vida Suiza del capital para rehacerla en Hungría en armonía con la naturaleza y a su manera.

Gitanos, payos y personas

La mas fuerte razón por la que estoy en Rumanía es para darme la oportunidad de conocer a sus gentes, ya que en los últimos años una oleada de personas de esta parte del mundo, entre ellos gitanos, han llegado a la tierra donde nací, que llaman España, para trabajar e intentar sobrevivir algo mas dignamente que en su propio lugar, y como la xenofobia es notable me dedico un tiempo por estas tierras y así poder tener una sensación de primera mano.

Del Etnocentrismo y las lógicas populares

La primera vez que hice una reflexión sobre este tema tendría alrededor de 8 años, por aquel entonces mi amiga y compañera de juegos era mi vecina Marta. Marta desde su buen hacer y dadas algunas situaciones concretas solía decirme: “si yo fuera tú haría esto” o “si yo fuera tú haría esto otro”.

“Si yo fuera tú”. Tanto lo repetía esto Marta que terminé reflexionando sobre esa idea y un día llegué a una conclusión que viene a ser mas o menos un problema de lógica: Yo tengo mi vida, mis historias y mis experiencias. Tú eres yo. Luego si tu eres yo, tu harías lo mismo que yo.

Los Amondawa o cómo vivir sin el concepto de tiempo

Los Amondawa son una tribu amazónica que no cuentan en su vocabulario con un “mañana” ni un “ayer”. Hay a quien no le gustan los relojes, el estrés de la vida industrial que te levanta a una hora y te acuesta a otra, la prisa por perder el autobús, la planificación de toda una semana o incluso una vida, éste no es problema para los Amondawa.